El presidente francés mete la pata al llamar “deliciosa” a la mujer del primer ministro australiano cuando lo que quería decir era “encantadora”.
Como diría la famosa influencer @lavecinarubia, “equivocarse es de guapas”, y rectificar, también. Pero esta vez, será de guapos, suponemos.

El presidente francés ha cometido un error, un pequeño fallo de esos que se suelen cometer cuando estás intentando hablar un idioma que no es el tuyo y se escapa, sin querer, una palabra que no obedece a lo que quieres decir.

Todo bien, hasta que lo dices delante de la mujer del primer ministro australiano y delante de un centenar de cámaras capturando el momento para la posteridad.

Un “delicious” salió de la boca de Macron cuando quería soltarle un halago a Lucy, la mujer de Malcolm Turnbull. Él quería decir “delightful” pero, una vez más en la historia de la traducción, los false friends, o falsos amigos, hicieron de las suyas.

En su visita reciente a Australia, el presidente francés Emmanuel Macron cometió un error de traducción y más de una portada de los periódicos del mundo se ha aprovechado de la noticia para sacarlo en primera página ¡a todo color!

¿Cómo sucedió este momento tan inoportuno?

Todo pasó durante la visita oficial que estaba realizando el presidente de Francia a Australia. Aunque su idioma natal es el francés, Macron habla un inglés bastante fluido y, al acabar la comida de recepción, quiso alabar el trato recibido por los mandatarios australianos y concluyó su discurso diciendo:

“Gracias a ti y a tu deliciosa esposa por su cálida bienvenida”

Tanto el que emitió el error, Macron, como el esposo, Turnbull, se mantuvieron impasibles ante este error en el adjetivo calificativo, pero los medios no pudieron resistirse a hacerse eco de lo sucedido.

Deliciosamente delicioso el error de Macron

Así se mofa el tabloide australiano Daily Telegraph del error cometido por el presidente de Francia. Muestra a ambos políticos chocando la mano y Macron luce la cola y la cabeza de Pepe Le Pew, la mofeta de los Looney Tunes.

Este fallo, a pesar de ser muy común entre los parlantes que intentan aprender un idioma diferente al suyo, no es del todo grave dependiendo del contexto en el que suceda.

Macron pecó de confundir una palabra que, en su idioma natal, francés, existe. “Délicieuse” significa deliciosa y también encantadora, por lo que no es de extrañar que en su cabeza se unieran dichos conceptos y cayera en el false friend de traducción por sonar similar.

Trump y Sarkozy, otros errores para el recuerdo

No creáis que esto viene de ahora, no.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, también hizo de las suyas hace algún tiempo. Sin irnos más lejos, le dijo a la mujer de Macron, Brigitte, que “estaba en muy buena forma física. Preciosa”.

No sabemos si fue intencionado o no, lo único que sacamos en claro de esta anécdota es que esto dio para mucho hace casi un año y Donald Trump salió a la palestra una vez más.

Lo mismo ocurrió con Nicolas Sarkozy, un poco “lost in translation”, el que fuese presidente del país vecino en 2011, en una reunión con Hillary Clinton dijo “I’m sorry for the time”, lo que se malinterpretó, pues “time” lo aplicamos a la hora, y “weather” al tiempo atmosférico.

Tradupla: servicios de traducción e interpretación

Si estas en pleno aprendizaje de idiomas, o sueles hablar con frecuencia en otras lenguas diferentes a la materna, sabrás la dificultad que conlleva el poder expresarte a la perfección, sin errores de ningún tipo.

Pero también somos humanos. Tenemos arraigadas las costumbres primarias, las que nos enseñan de pequeños, y es normal que a veces confundamos expresiones que se asemejan. En Tradupla, queremos echarle un “capote” a Macron y le ofrecemos nuestros servicios de traducción e interpretación especializados tanto en inglés como en francés y en cualquier idioma que necesite…

¡Seguro que no le vuelve a pasar más!

Leave a comment

Call Now Button
×