Debido al actual y constante intercambio en todo ámbito debido a la interdependencia entre naciones, es imperativo el uso de una traducción profesional. Un traductor profesional es una persona capacitada y certificada para realizar la interpretación de un escrito, con todas sus variantes, al idioma que se necesite.

Los intérpretes bilingües tienen una responsabilidad mucho más allá del solo trasladar a otro idioma del original: se extiende a que un error puede hacer que pierda el sentido. Pero la pregunta sería ¿cuán polivalente son los traductores profesionales?

Vamos a ir desvelando las múltiples capacidades de esta creciente profesión.

Múltiples profesiones

Además de la más obvia como la de traductor, podemos añadir las de:

Redactor

Los expertos en la traducción y transcripción de un idioma tienen la capacidad de escribir artículos de cualquier estilo, debido a que son conocedores de la gramática del lugar al que hacen referencia lingüística. Son aptos para ejercer labores en una editorial o para articulistas SEO de blogs.

Hoy día con la globalización y el e-commerce las marcas que requieren ampliar su margen de consumidores internacionales utilizan estos redactores SEO para poder posicionar como estrategia de marketing.

Periodismo

El licenciado comunicador social que aspira ser corresponsal en el extranjero es imprescindible que maneje con fluidez por lo menos un idioma además del materno, este abrirá las puertas a las mejores compañías internacionales de periodismo, ya sea a nivel escrito o hablado.

Profesor de idiomas

Por supuesto no podemos dejar de lado esta labor, se puede trabajar de docente y enseñar lenguas no maternas a otras personas, ya sea por motivos académicos, en el ámbito profesional o personal. Además de ser un experto en el idioma, debe poseer vocación para la docencia.

Esta es una creciente carrera y con fuerte demanda laboral, así que si se goza de la disposición y cumple con los requisitos de un traductor profesional multifacético, esta puede ser una opción excelente.

Filólogo

El filólogo es un especialista en lingüística y literatura de un idioma; esta persona ha estudiado en profundidad no solamente la lengua de una geografía en particular sino también su historia, cultura, sociedad y, para traducciones aún más fieles, la jerga del mismo.

El filólogo es el más polivalente de los profesionales traductores.

Intérprete

Es capaz de traducir la expresión hablada y llevarla a otro lenguaje sin ninguna dificultad. Facilita la comunicación entre personas que no hablan el mismo idioma, su característica principal es que interpreta la impresión que se quiere transmitir, como el título lo indica.

Principalmente, usan esta habilidad idiomática los relaciones públicas.

Gestor cultural

Este experto lingüista es el intermediario entre las distintas personalidades de un evento y los organizadores de este. Deben poseer, además del idioma, conocimientos en materia cultural en el cargo que están desempeñando; en ocasiones, nociones contables, administrativas y manejo de recursos humanos.

Guía turístico

Al igual que el anterior, este intérprete plurilingüe debe tener conocimiento de la geografía propia o del país al cual se ha direccionado, principalmente esta persona se especializa en la parte de hotelería. Debe tener la disposición de relacionarse con grupos grandes de personas y vocación de servicio.

Auxiliar de vuelo

Muchas veces pasamos por alto a estos expertos en idiomas como lo son las azafatas. Deben traducir e interpretar de manera técnica las instrucciones de seguridad a los pasajeros a bordo de la aeronave.

Esta persona debe tener además de la habilidad idiomática no materna, según la empresa de transporte, conocimientos previos de seguridad en situaciones de riesgo, buen estado físico y la edad también prela en algunos casos.

Intérprete de signos

Un plus que agregar además de los anteriores, sería el del lenguaje de signos. Este profesional debe de manera fluida realizar y comprender los signos, tanto manuales como faciales, para ser el intermediario lingüístico entre individuos que usan el idioma y los que no lo poseen. Cada país tiene su propia lengua de signos debido a las variantes dialécticas de las regiones. A estos expertos es muy común verlos en la televisión traduciendo los noticieros.

Idioma braille

Otro multifacético lingüista podría ser el intérprete del idioma braille. Este lenguaje es a base de puntos y debe ser interpretado a través del sentido del tacto, más específicamente con los dedos. Su escritura tiene sus variantes gramaticales según sea la región, como la caligrafía asiática por ejemplo.

Traductores audiovisuales, actores de voz, transcriptores y subtituladores

Existen variedad de carreras, además de las anteriores, en la que se puede solamente utilizar la voz o la escritura. Si tienes experiencia en el manejo de programas de audio y video podrías ser subtitulador, es el que se encarga de integrar el diálogo de una película o video a un idioma distinto o el original (esta opción es para personas con capacidad auditiva limitada) de manera escrita.

Se hallan también los que prestan su voz al actor o animación, estos son los actores de doblaje o dobladores, si alguna vez soñaste con pertenecer a la industria cinematográfica esta es la oportunidad perfecta, por supuesto aunque solamente les escuchen se debe tener habilidades histriónicas.

Múltiples idiomas

Hay más de siete mil idiomas en el mundo, de los cuales el más hablado y usado como lengua representativa es el inglés. Como consecuencia del éxodo de los británicos, colonizaciones y las guerras, se convirtió en idioma oficial en muchos países y los centros financieros más importantes están en Londres y Nueva York.

Preferido para las representaciones diplomáticas, el francés es la opción más utilizada, debido a que en el siglo XVIII, Francia era uno de los países más influyentes en el ámbito de la diplomacia y quedó el idioma como empleo tradicional para esta actividad. Se usa mucho en las organizaciones internacionales como la ONU.

Los siguen el árabe también como idioma comercial después del inglés, por las transacciones que se realizan en materia de hidrocarburos y son una fuerte potencia financiera a la par de los mejores; el español y el portugués por la parte del continente europeo y los dialectos asiáticos también están siendo muy cotizados.

Desarrollo competitivo

Para ser un traductor profesional, no basta con decir que se tiene el conocimiento de la lengua, debes tener una formación. Cabe mencionar que no seremos los únicos en postularnos a un cargo, por ello debemos lograr establecer los múltiples valores que hemos desarrollado.

Se destaca con respecto a otros, si se mantiene una constante adaptación y perfeccionamiento agregando otras plusvalías.

Acredítate

Obtener una credencial en los idiomas que dominas, da confianza al empresario para contratarte. Una de las acreditaciones más llamativas es la de traductor jurado.

Formación profesional

Tener presente que debes estar formado profesionalmente en la vacante que deseas ocupar y de ser posible con especializaciones, esto junto al dominio del idioma serán tu carta de presentación. No olvidar la constante actualización de las lenguas tanto materna como las que no, recuerda que pertenecemos a una sociedad cambiante.

Destrezas extras

Este plus generará mayor interés en tu hoja de vida como lingüista. Por ejemplo en las áreas de marketing digital que hoy día es muy usado por las empresas o habilidad en la parte tecnológica e informática.

Una de las prácticas más utilizadas en los últimos tiempos son las interpretaciones o clases en vivo vía Streaming, por supuesto debes poseer excelentes periféricos como una cámara y una buena conexión.

Se debe tomar en consideración que cada día que pasa aumenta la competencia en niveles profesionales, como consecuencia de ello hay que procurarse abrir paso formándose y capacitándose en distintas áreas que complementen los conocimientos que ostentamos.

Una opción que también podemos recomendar es la creación de una marca particular y ofrecer nuestros servicios de traducción a otras empresas que no posean las mismas destrezas tanto en traducción como en otras áreas.

Las habilidades que podamos desarrollar para destacarnos como traductores profesionales multifacéticos, tanto dentro como fuera de una marca o compañía, son valores agregados a nuestra persona la cual hará que nos destaquemos por encima de la competencia y será garantía para la persona que contrate el servicio.

La traducción es una profesión polivalente debido a que la constitución del lingüista es tan diversa y necesaria que siempre ha estado presente dentro de las carreras universitarias y su desarrollo es constante debido a los cambios léxicos de la sociedad.

Esto junto a la globalización y la entrada de la era tecnológica en nuestras vidas permite abrir nuevos horizontes para las nacientes empresas y las ya establecidas. Únete y forma parte de esta surgente sociedad junto a nosotros. Si quieres saber más, síguenos.

 

Leave a comment

Call Now Button
×