El método directo en la enseñanza de lenguas extranjeras consiste en aprender un nuevo idioma de forma natural, es decir, como aprendemos inicialmente nuestra lengua materna.

Desde principios del siglo pasado existe una forma de aprender un nuevo idioma mucho más natural, lógico y menos invasivo, el método directo en la enseñanza de lenguas extranjeras. ¡Y funciona!

El método directo en la enseñanza de lenguas extranjeras comenzó en Alemania y Francia al inicio del siglo XX. Consiste en aprender un nuevo idioma de forma natural con base en un habla ya conocida.

Fue ideada, entre muchos teóricos, por el lingüista danés Otto Jespersen. Esta metodología consiste en la enseñanza de varias vías de estudio:

El vocabulario, por ejemplo, se explica usando elementos visuales o mímica; la gramática, por su parte, trabaja a través de formas inductivas, es decir, la persona deduce las reglas del nuevo idioma a través de ejemplos presentados.

La parte oral es en la que más énfasis se pone en el sistema directo de enseñanza de lenguas extranjeras. Con una dinámica comunicación recíproca entre alumnos y profesor, conseguimos una soltura del nuevo idioma que lo hace más fácil y comprensible a la vez.

Métodos naturales de enseñanza de idiomas: procedimiento directo

El método directo en la enseñanza de lenguas extranjeras es el que más se ha extendido en nuestro sistema educativo de todos los llamados métodos naturales.

Su planteamiento didáctico se basa en aprender una lengua nueva, diferente a la materna, de forma natural, siguiente los mismos procesos que se hicieron al conseguir tener fluidez con la primera lengua siendo bebés.

Es un intento por construir una metodología de aprendizaje menos intrusiva, para que sea un camino más sencillo y beneficioso que si supone para el alumno una pesadez y un arduo proceso.

Desde que surgió en Francia y Alemania a principios del siglo pasado, ha ido extendiéndose paulatinamente por toda Europa y en EE. UU. gracias a muchos lingüistas y profesores que lo han aplicado a sus escuelas de idiomas.

El método directo en la enseñanza de lenguas extranjeras le da prioridad absoluta a la doctrina de la lengua oral frente a la escrita, basándose en el uso exclusivo de la lengua meta o materna.

Se comienza enseñando el vocabulario y estructuras del entorno cotidiano, pues será este el primero que se utilice en una vida normal del alumno.  Gradualmente se van introduciendo nuestros términos y expresiones que harán más completo el vocabulario aprendido.

La gramática se aplica a través del razonamiento. Con un método inductivo, aprender una lengua extranjera nueva es más sencillo pues, a través de experiencias personales y observaciones, se llega antes al conocimiento de lo que estamos aprendiendo.

Otras características del método directo

Además de las singularidades del procedimiento natural de aprendizaje lingüístico, también existen otras instrucciones para educar en nuevos idiomas.

Por ejemplo, el profesor y el alumno, en todo momento van a tener una participación activa e igualitaria. Es decir, la comunicación a través del idioma aprendido va a ser recíproca. Todo, como podemos apreciar, de forma oral e instantánea.

Vamos a conseguir que la mente asocie el nuevo idioma rápidamente con algo cotidiano, natural y ordinario que poco a poco va formando parte de su vida y, así poder tener asociadas ideas y conceptos más cómodamente.

No vamos a memorizar nada, vamos a imitar modelos lingüísticos y asociarlos mediante la observación. Es una iniciativa que crea interacción en las aulas y una mayor participación con diálogos y dudas a resolver.

Y, aunque parezca una buena práctica de enseñanza este método directo para aprender idiomas foráneos, también cuenta con detractores. Éstos piensan que los nuevos idiomas deben tener una teoría y metodología para ser conocidas al detalle, y por tanto, aprender bajo el dictamen de técnicas de enseñanza reguladas.

No ven lógico recurrir al habla materna al igual que el método directo o natural, porque muchas veces los idiomas tienen ramas lingüísticas diferentes que pueden llevar a error o confusión.

A pesar de ello, los partidarios del método natural de enseñanza han puesto en valor esta metodología que, realmente funciona y da buenos resultados. Ha sacado en alza los problemas de la tradicional forma de aprender, abriendo la mente a una nueva forma de conocer lenguas extranjeras.

Lo traductores profesionales de Tradupla apuestan siempre por un aprendizaje natural y lógico, que basa sus conocimientos en lo que vivimos en la cotidianeidad y así, reconocer una nueva lengua como propia es menos agresivo.

En nuestra agencia de traducción todos los profesionales están formados en lenguas. Muchos, han aprendido con el método directo. Otros, con el método opol. Sin embargo, todos ofrecen servicios de traducción hacia su lengua materna y nunca hacia la lengua aprendida. De esta manera, el margen de error se reduce al mínimo.

¿Y tú? ¿Qué idioma tienes pensado aprender? ¿Qué metodología vas a seguir?

Sigue el blog de idiomas de nuestra empresa de traducción para descubrir otros métodos de enseñanza de las lenguas.

Leave a comment

308
Call Now Button
×