Para cualquier traducción, acudid a una agencia de traducción de confianza. Acudid a Tradupla. Contamos con los mejores profesionales especializados en traducciones legalizadas. Así, tu gestión administrativa no sufrirá ninguna demora y no tendrás que preocuparte por nada.

Traducciones juradas, traducciones oficiales, traducciones legalizadas, traducciones certificadas… Todos estos conceptos suelen generar gran confusión. Es decir, existe mucha duda cuando nos enfrentamos a estos términos. Ya que, en muchas ocasiones, no sabemos si existe o no diferencia entre todas estas tipos de traducción.

De hecho, cuando alguien que no está informado del tema necesita una traducción con validez legal pasa mucho tiempo para conseguirla. Pongámonos en situación: necesito la traducción de textos legales y no sé si debo solicitar traducciones legalizadas, oficiales, certificadas…

Parece que es algo que no suele pasar con frecuencia. Pero, por el contrario, es una situación que se da más veces de las que podemos llegar a imaginar. De hecho, este tipo de traducciones suelen ser solicitadas por muchas empresas, además de por particulares. Pero lo habitual es eso, que sean traducciones necesarias para empresas. Ya que tienen la obligación de tener su documentación con validez legal y, en muchas ocasiones, la necesitan en diferentes idiomas.

Cuando esto ocurre, hay dos cosas que deben pasar:

  • Debemos saber qué son las traducciones legalizadas. Así, sabremos si habrá diferencia o no entre los conceptos antes mencionados.
  • Debemos saber a quién acudir para que la traducción que necesitamos tenga validez legal.

¿Existe diferencia entre las traducciones legalizadas, las traducciones oficiales, las traducciones juradas y las traducciones certificadas?

Como ya hemos mencionado, este mejunje de tecnicismos da lugar a mucha confusión. Por eso, hoy, queremos acabar con todas vuestras dudas. Ya que todos estos términos dan lugar a mucho alboroto y no solo en España, sino en gran cantidad de países.

Se suele hablar de estas traducciones como las traducciones realizadas por traductores acreditados. Esta acreditación proviene del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Dicha acreditación acredita, valga la redundancia, a dichos traductores a jurar y traducir documentos oficiales. Así, estas traducciones pasan a tener validez legal. Es decir, a ser traducciones legalizadas.

Así, podemos afirmar una cosa. Las traducciones oficiales, las traducciones certificadas, las traducciones legalizadas y las traducciones juradas son términos sinónimos. Es decir, aunque un traductor se defina con alguno de estos términos, pueden realizar el mismo trabajo: una traducción jurada.

Es decir, todos estos traductores desempeñan la misma función porque son el mismo profesional. Simplemente, se definen con otra terminología igual de válida.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que, en muchas ocasiones, no sabemos qué documentos necesitan de este tipo de traducción. Ya que no hay demasiada información sobre ello. Por eso, queremos aclarar esta duda tan frecuente.

¿Qué documentos necesitan de traducciones legalizadas?

Esta es otra de las grandes cuestiones en torno a las traducciones legalizadas. En muchas ocasiones necesitamos traducir ciertos textos y no sabemos si deben ser traducciones legalizadas o no. Por eso, a continuación, os hablamos de los documentos que necesitan ser traducidos por traductores jurados:

  • Certificados de nacimiento.
  • Certificados académicos.
  • Notas y expedientes académicos.
  • Certificados de diferentes tipos: penales, de matrimonio…
  • Escrituras públicas.
  • Cuentas anuales.
  • Sentencias judiciales.
  • Documentación de carácter extranjero.
  • Contratos de compraventa.

Como podéis comprobar, existen muchos documentos que necesitan ser traducidos por traductores oficiales. Estas traducciones deben ser realizadas por traductores profesionales capacitados para esta serie de tareas.

Por otro lado, debéis tener en cuenta que hay una serie de requisitos que se deben cumplir para ser traductor jurado. Por eso, no todo traductor puede realizar el trabajo de un traductor jurado.

Debido a estos requisitos, debemos tener especial cuidado a la hora de solicitar este tipo de traducciones. Las traducciones legalizadas deben estar realizadas por traductores profesionales que estén certificados por el Ministerio de Asuntos Exteriores. De lo contrario, esa traducción no tendrá ningún tipo de validez legal.

Es este el motivo que empuja a personas y a empresas a tomarse su tiempo para buscar un traductor jurado. Es mejor asegurar la calidad del servicio de traducción que solicitamos que apresurarnos y equivocarnos. Ya que este tipo de traducciones deben ser traducciones legalizadas, es decir, oficiales. De lo contrario, toda gestión que realicemos con esa documentación será invalidada por el gobierno y deberá ser repetida. Y, como todos sabemos, cada trámite administrativo conlleva su tiempo.

Así, volver a repetir cualquier tipo de gestión administrativa puede conllevar una demora inesperada y eterna. Por eso, recomendamos acudir siempre a profesionales de la traducción. En concreto, a agencias de traducción que cuenten con grandes traductores. De esta manera, no tendréis que preocuparos por la validez o por la calidad de vuestra traducción.

Para servicios de traducción de calidad, Tradupla.

Leave a comment

308
Call Now Button
×