La traducción no se trata solamente de realizar el traslado de un idioma primario a otro para hacerlo comprensible por el segundo, es algo más complejo y con dificultades lingüísticas impresas en la cultura de una geografía. Se trata hacerlo llegar con todos los sentidos, de no realizar omisiones ni agregar palabras, pues pierde el significado.

No basta haber vivido muchos años en un país y conocer el léxico o la jerga del mismo para hacerse llamar traductor profesional, es una profesión que se estudia y se hace prácticamente una segunda lengua personal debido a que es una práctica constante y las variaciones que día a día se presentan es algo más complejo.

La interpretación lingüística es indispensable para la comunicación en una sociedad tan globalizada y es responsabilidad del intérprete conocer sobre ello y no cometer errores que se originan al efectuar el mismo. Durante la lectura identificamos los más habituales que se generan, síguenos.

La Polisemia

Una de las barreras idiomáticas que se presentan en una interpretación es la polisemia, que es según la Real Academia Española (RAE) “la pluralidad de significados de una expresión lingüística”, lo que se transcribe como las múltiples terminologías que se le puede dar a una palabra o frase.

La palabra es escrita exactamente igual, pero su significado puede variar por distintas situaciones.

Tipos de polisemia:

  • Sentido figurado: es la connotación figurativa que se le da a la palabra, ejemplo la palabra “gallo” que es un ave, pero en algunos países latinoamericanos puede referirse a la cualidad de una persona utilizando metáforas como “eres un gallo” para decir que es alguien fuerte y valiente o su femenino “gallina” para hacer referencia a todo lo contrario como cobarde.
  • Lenguaje especializado: aquí el contexto es el que da el significado a la palabra, podemos decir que “corriente” es referirse a algo ordinario, pero en electricidad es el flujo de carga que se transmite por un conductor o a algo que corre como el aire o el tiempo, o el conjunto de características compartidas por una tendencia artística.
  • Extranjerismos: son aquellas palabras que pertenecen a un idioma extranjero y es introducido al nativo con o sin deformaciones, mayormente en la pronunciación. Esto ocurre cuando no existe una palabra en el idioma local para sustituirla, como muestras: yogurt, chip, golf.
  • Término evolutivo: son vocablos que se introducen en el lenguaje de la sociedad conforme esta avanza, sobre todo en los últimos tiempos debido a la tecnología, para poder expresar algo en el momento y que sea entendido. Un buen ejemplo de ello son las onomatopeyas, el lenguaje cyber y los modismos.

No debemos confundir la polisemia con las palabras homónimas homófonas, que son las de igual pronunciación, pero distinta escritura y significado, como “honda” de profundidad y “onda” de ondulación.

Falsos amigos o cognados

Una de las dificultades que se presentan en la traducción es el falso cognado, es el término que se les da a esos vocablos de un idioma distinto al nativo que se pronuncian o escriben de la misma manera, pero que no son lo mismo y se puede interpretar incorrectamente.

Se dividen en:

  • Fonéticos: al escuchar la pronunciación del hablante parece ser la misma; sin embargo, no son ni significan lo mismo, como en inglés “exit” es salida y en español “éxito” es triunfo.
  • Gráficos: se escriben y pronuncian exactamente igual; aun así, gramaticalmente divergentes, por ejemplo, en portugués “embarazado” es avergonzado en español es estado de gravidez de una mujer.
  • Préstamos: son palabras que adopta una lengua de otra y toman un concepto totalmente distinto al original. “Complexión” en español es la estructura corporal, en inglés se refiere a la tez. También dentro del mismo idioma puede cambiar dependiendo del contexto.
  • Semánticos: se refiere a que dos palabras de diferentes idiomas pueden tener el mismo origen etimológico, pero no significan lo mismo, al igual que los préstamos dependen del contexto.

Los podemos clasificar en totales, en los que en ningún caso tienen el mismo concepto, “injuria” en castellano es una ofensa y en inglés “injury” es herida; y los parciales, que según la situación la traducción es bastante similar. Podemos decir que “preservative” es conservante en inglés, pero si se puede traducir como condón si lo llevas a una situación de compras en una farmacia.

Juego de palabras

Uno de los mayores retos relacionados con la traducción profesional son precisamente los juegos de palabras y las jergas debido a que son formas y estilos de comunicación identificativos de un grupo social, profesional, etcétera. La interpretación de esta manera de hablar amerita que el lingüista tenga algo de entelequia para reflejar el sentido que lleva esta.

Otro problema al que se debe hacer frente es a las bromas o chistes pues estos provienen de la cultura misma de un país, porque no es solamente interpretar el significado de las palabras sino el sentido que llevan para hacerlo jocoso. En algunas ocasiones, la traducción debe contener la explicación del contenido de las frases.

Lamentablemente, no hay maneras o normas para estas situaciones nada graciosas, es aquí donde el traductor debe mostrar mucha pericia para superar estas barreras idiomáticas que pueden dar como resultado una pésima traducción y en detrimento de la imagen del solicitante del servicio de traducción.

Otras dificultades

Otros problemas que se pueden presentar al realizar una traducción son los olvidos de artículos determinados en su uso genérico (las, los, él, la) y el neutro (lo). Los gerundios y los artículos posesivos también se reflejan como casos que los intérpretes pueden pasar por alto.

Especialmente, vemos cómo en algunas de las traducciones las siglas no son cambiadas, pero sí interpretadas las palabras concepto acotándose la frase “según sus siglas en…” Un ejemplo de ello es la Agencia Central de Inteligencia (CIA). No se trata de un gran error, pero esto tiene su explicación y es debido a que es mayormente conocido así que si se trasladara a otro idioma.

Los modernismos representan el día a día de un lingüista debido a que se renueva el lenguaje, debe estar comprometido con la cultura de una región para avanzar y no cometer errores en el sentido de la traducción.

Las dificultades que presentan los traductores profesionales son debidas a los culturemas que son un conjunto de elementos socioculturales pertenecientes a una región. Un claro ejemplo de este tipo de traducción es la obra literaria del escritor latinoamericano Gabriel García Márquez Cien años de soledad.

Traducción indirecta o de pasarela

Hay un método que es utilizado por el traductor profesional y que le ayuda a resolver algunos de los problemas que es la traducción indirecta. Es un método que se emplea donde interviene una tercera lengua entre la original y la destino, es un conectivo entre ambos extremos.

Se recurre a esta cuando el idioma es de una minoría o cuenta con muy pocos hablantes. Es algo riesgoso pues una de las partes puede cometer errores y estos ser llevados al trabajo final, es por ello que recomendamos mucha cautela en cuanto a esta práctica.

No queremos satanizar esta práctica, pero la traducción indirecta es bastante riesgosa pues tiende a que se pierda la esencia y el estilismo originario debido a las diversas interpretaciones que se generen de ello. Por eso se incluye entre las dificultades de la traducción.

Traducción inversa

Para todos es preferible realizar el proceso de traducción desde la lengua materna a la meta, no obstante, existen ocasiones en que es a la inversa. El problema resulta que hay que utilizar un revisor que dé el visto bueno al resultado final.

Por eso, todos los profesionales de nuestra agencia de traducción son redactores y traductores nativos que hacen su trabajo hacia su lengua materna.

Haciendo una revisión a las dificultades que se presentan con la traducción son, por un lado, la polisemia por las múltiples interpretaciones de las palabras según su contexto o la intención que lleve, los falsos amigos, los juegos de palabras que en sí llevan el sentimiento de una cultura.

Podemos mencionar también los culturemas, la omisión de los artículos definidos y posesivos, los gerundios, con ellos los modernismos y la interpretación de siglas y abreviaturas. Por último los peligros que se presentan en las inversas o directas.

Estas son algunas de los riesgos que se corre al efectuar una traducción sin mencionar que hay problemas ideológicos, de religión y políticos que son poco mencionados, pero entran dentro de los culturemas. Síguenos para que conozcas más sobre este y otros temas.

Leave a comment

Call Now Button
×