Es muy complicado escoger una lengua como el idioma más difícil del mundo. Pero es habitual que, como seres humanos curiosos que somos, nos preguntemos cuál es el idioma más difícil del mundo.

Debemos tener en cuenta que en la dificultad de un idioma influyen diferentes factores:

  • Las horas que dediquemos a aprender esa lengua.
  • La motivación.
  • Los recursos que tengamos para aprenderlo.
  • La complejidad de su alfabeto.

Estos son solo algunos de los factores, existen muchos más. Por eso, hoy os vamos a hablar de las lenguas más fáciles, las medias y las más difíciles. Porque, aunque sea complicado elegir una, podemos analizar un poco la dificultad de los diferentes idiomas.

¿Cuáles son los idiomas más fáciles de aprender?

Entre las más fáciles de aprender, encontramos el español, el rumano, el francés, el italiano y el portugués. Existen otras que también son sencillas si las aprende un hispanohablante. ¿Por qué será? ¿Veis algo en común entre todos?

Lo cierto es que sí, tienen un factor común. Y es que todas son lenguas romances. Hablamos de lenguas muy parecidas entre sí porque todas provienen de la evolución del latín vulgar. Es decir, al latín hablado en las calles y no al que se usaba de forma académica y científica.

Así, todos aquellos idiomas que formen parte de las lenguas romances serán relativamente fáciles para nosotros, los hispanohablantes. Aunque esta afirmación no es del todo cierta porque el rumano, por ejemplo, no resulta fácil si lo oímos. En cambio, si lo leemos, encontraremos mucho parecido y no nos resultará tan complejo.

De hecho, sabemos, por distintas investigaciones, que los niños rumanos que vienen a España se adaptan fectivamente rápido a nuestro idioma. Seguramente, pasaría lo mismo si ocurriese el caso contrario. Ya que, el rumano y el español se parecen bastante. Aunque de oídas el rumano parezca más exótico y complejo.

Claro está que alguno puede parecer el idioma más difícil del mundo a otras personas. A los japoneses, por ejemplo, el español les resulta muy complicado debido a la diferencia de alfabeto y escritura.

Pero, para el español, ¿cuál es el idioma más difícil del mundo? Muchas personas pueden pensar que el alemán es de los más complicados, pero es una idea errónea. Ya que el alemán es uno de los lenguajes, junto con el francés y el italiano, más fáciles de aprender.

¿Cuáles son más complejos a la hora de aprender?

Entre los más complicados nos encontramos con los siguientes:

  • El ruso cuenta con el alfabeto cirílico, totalmente distinto al que tenemos en España. Así, tiene 33 letras diferentes. Pero el alfabeto no es lo único enredoso, la pronunciación no se queda para nada atrás.
  • El árabe: las raíces lingüísticas del árabe son completamente distintas a las nuestras. De ahí que resulte tan dificultoso estudiar su gramática, su pronunciación y, cómo no, su alfabeto.
  • El finlandés, el húngaro y el estonio son lenguajes que únicamente tienen relación entre sí. Y no se puede decir que sean precisamente cercanos. De ahí que a los españoles nos resulte enrevesado su aprendizaje y su habla.

Seguro que muchos de vosotros estabais esperando encontrar en esta lista el chino y el japonés. Pero, para sorpresa de muchos, ninguno es considerado el idioma más difícil del mundo. A pesar de contar con un alfabeto totalmente diferente, el habla de los antes mencionados es más complicada.

Con esta lista, ya hemos dado a conocer la complejidad de muchas lenguas. Pero ¿cuál es el idioma más difícil de mundo para los españoles?

El polaco: considerado el idioma más difícil del mundo para los hispanohablantes

Tenemos, parece ser, un ganador. El polaco sería la lengua más difícil del mundo para nosotros. Esto se debe a diferentes factores. Uno de los principales es que tiene una pronunciación demasiado compleja. Además, cuenta con ni más ni menos que siete casos y siete géneros.

Lo habitual es que un hablante inglés, hable fluidamente su idioma a los 12 años. En cambio, un hablante polaco no controla con fluidez su propio idioma nativo hasta los 16 años. Son 4 años de diferencia que demuestran que se conlleva un enmarañado de complejidades.

Como podéis comprobar, cada idioma tiene su particularidad y cada uno es enredoso a su manera. Por eso, si tenéis que trabajar con uno de ellos y no lo conocéis realmente, tened cuidado. Ya que cualquier equivocación puede derivar en grandes errores.

Así que, si necesitáis servicios de traducción, acudid a agencias de traducción profesionales. A veces un idioma se hace muy pesado si no lo conocemos y solemos equivocarnos. Esto no ocurrirá si dejáis las traducciones en manos de traductores profesionales.

Recordad, acudid a profesionales, acudid a Tradupla.

Leave a comment

308
Call Now Button
×