Marcas como Superbritánico han viralizado la forma más original de aprender inglés.

 

Traducir las frases con estructuras del español, ¡y olé! Hasta la mascota de la Expo del 92 ha caído rendida a los pies de esta divertida manera de traducir y nos suelta un “I’ve got a lot of curro!” cuando intentamos que nos haga un poco de caso.

Desde muy pequeños, cuando comienzan las clases de lenguas extranjeras en el colegio, nuestra mente, que es muy sabia, traduce lo que queremos expresar en inglés, con nuestros escasos conocimientos, con estructuras del más puro español convencional.

Aunque es una buena forma de comenzar tu andadura por el mundo de los idiomas, no te lo tomes tan a pecho, que tu profesor seguro que no piensa igual que tú con esa traducción literal del inglés.

Inglés para salir del paso

Porque, seguramente, no serás el único que piensa que, maldito sea el originario que inventó el inglés para crearle una estructura diferente al español.

Y es que es lo mejor que podemos hacer para no tener que pensar estructuras complicadas en inglés y soltar un: I love you an egg (Te quiero un huevo) en un momento de romanticismo. Porque si nos ponemos a pensar, pierde toda la emoción el momento, ¿no creéis?

O, si por casualidades del destino, hemos visto que un viaje a Londres nos sale tirado y, como buenos captadores de gangas, vamos a coger ese vuelo lo antes posible que nos sale por cuatro duros. ¿El problema? De nuevo, el inglés.

Saca tu lado más descarado, un par de frases para salir del paso y seguro que te entienden a la perfección. Y si no, al menos echas unas risas con unos amables señores británicos y te invitan a té, ¿quién sabe?

Un “I’m going to mess it up Brown” (voy a liarla parda) o un “Mother mine of beautiful love” (Madre mía del amor hermoso), seguro que sale solo cuando te encuentres agobiado haciendo cola para visitar un museo londinense y queda genial entre tus amigos.

¿Por qué hacer todo lo contrario de lo que dicta la gramática inglesa?

Una agencia de traducción tuvo la clave y de ahí ,al estrellato. Porque no todo va a ser aprender estructuras y sintaxis al pie de la letra. Podemos bailar palabras al son de las expresiones españolas más importantes de todos los tiempos y…voilà! Éxito asegurado.

Aunque para temas serios, no es la mejor manera de afrontar el idioma por excelencia del mundo entero, sí que nos sirve para divertirnos y ver todo lo que cambia una frase dicha en “spanglish” a otra formulada correctamente.

En caso de duda, mejor “Stop doing the prawn!” (deja de hacer el gamba), y ponte manos a la obra con el nivel de inglés para que así, puedas entender mejor la diferencia entre una traducción literal del inglés al estilo Superbritánico y otra correctamente dicha para que te entiendan los hablantes ingleses.

Recomendación para viajantes

Aunque las traducciones literarias pueden suponernos momentos muy agradables entre los conocedores del tema, no nos vayamos por las ramas e intentemos meter con calzador en cualquier situación que requiera una práctica del inglés normalizada.

Si necesitas hablar inglés perfectamente, te aconsejamos que empieces ya con el idioma, que utilices algún método para las traducciones al inglés momentáneas que no sepas con seguridad (empresas de traducción, apps, traductores profesionales), y que no derives tus conocimientos a esta forma de entretenimiento o… “You’ll cry like a cupcake!” (¡Llorarás como una magdalena!) al ver tu calificación en el examen.

Mentalízate: aprende inglés de forma correcta y ten un buen nivel y así podrás encontrar toda la gracia a las frases tan ingeniosas que nos deja esta marca sevillana en todos sus elementos de merchandising.

Y nada más, queridos amigos, “That it goes to you beautiful” (que os vaya bonito).

Leave a comment

308
Call Now Button
×